Criptan

Un blog para aprender y ahorrar más y mejor

¿Cómo funcionan las tarjetas de criptomonedas?

La comodidad que ofrecen las tarjetas de crédito a la hora de operar con el dinero es demasiado atractiva como para no replicar el sistema en el mundo cripto.

Y es que, hay que entender que una tarjeta de crédito o débito permite operar con dinero digital y que, al igual que las criptomonedas, no es tangible pero sí muy real. Eso permite realizar cualquier operación de una manera mucho más ágil, una ventaja que se ha trasladado con tremendo éxito al campo de las criptomonedas.

¿Cómo funciona una tarjeta de criptomonedas en el día a día?

Las tarjetas de criptomonedas basan su premisa en las tarjetas de débito tradicionales. Están asociadas a una cuenta o una billetera y permiten realizar compras y transferencias con los fondos disponibles como si fuesen tu propio monedero. A la hora de realizar pagos es mucho más seguro, y es que cuenta con el respaldo de algunos de los principales emisores de tarjetas, como MasterCard o VISA.

Ahora bien, las tarjetas de criptomonedas funcionan en algunos aspectos de manera diferente a las tarjetas que se emplean para disponer a débito o crédito de dinero fiat. Estas tarjetas permiten pagar con criptomonedas, sí, pero el receptor de los fondos no tendrá criptomonedas, sino euros o la versión digital del dinero que sea la moneda de curso legal en el país.

El funcionamiento de la tarjeta es exactamente el mismo que el que harías con cualquier tarjeta de débito: al finalizar una compra online o en un comercio físico solo tendrás que introducir el número de la tarjeta y el resto de datos, acercarla al datáfono si estamos hablando de una compra física, y verás descontado de tu billetera el importe en criptomonedas del precio en euros que te ha costado la compra.

Es decir, te permite pagar con criptomonedas aquellas compras del día a día que normalmente pagas con dinero fiat a través de tu tarjeta. Solo que, en vez de utilizar los euros de tu cuenta bancaria, utilizarás las criptomonedas de tu billetera.

A día de hoy, existen casas de intercambio y plataformas de criptomonedas que cuentan con su propia tarjeta. Cada una cuenta con sus propias comisiones por trading, límite de criptos disponibles y métodos de pago compatibles.

Por ejemplo, Revolut cuenta con una tarjeta de débito compatible con operaciones a crédito que se lleva una comisión del 1,5% en adelante. Binance reduce drásticamente esa comisión en su tarjeta y amplía las transferencias y las operaciones P2P, además de añadir servicios adicionales para operar con criptomonedas.

Coinbase es otra de las plataformas que cuenta con su propia tarjeta para pagar con criptomonedas a cambio de una comisión por trading de casi el uno y medio por cien. Es compatible con PayPal y permite solicitar préstamos de garantía cripto. Otras, como la tarjeta de Bitpanda, habilitan además a su titular para crear un plan de ahorro con compras periódicas automatizadas, así como expandir la oferta de productos contratados.

¿Es posible utilizar una tarjeta de criptomonedas en España?

Sí, al igual que ocurre con las tarjetas bancarias, es posible operar con ellas en nuestras fronteras y en cualquier comercio online independiente de su ubicación. En España, la plataforma Criptan para operar con criptomonedas dispone de su propia tarjeta física que permite pagar con criptomonedas.

Bautizada como Criptan Card, es una tarjeta de débito que estará operativa en América Latina muy pronto y que permite realizar compras en más de 30 millones de establecimientos alrededor del mundo y en más de 180 países. A través de la app es posible configurar con qué criptomoneda se quiere realizar el pago, además de realizar otras gestiones como bloquear la tarjeta en caso de robo o ver todos los datos de la misma.

Lo que hace especial a Criptan Card es que no se trata de una tarjeta prepago y, por tanto, no requiere de una recarga previa para ser utilizada, sino que su forma de funcionar es idéntica a la de cualquier tarjeta de débito convencional. Es decir, se vincula directamente con tu billetera y, al realizar cualquier compra u operación, el saldo de descuenta.

Criptan Card presenta una ventaja sustancial, y es que permite al comprador evitar los largos periodos de procesamiento de transacciones. Esto se consigue mediante un sistema dinámico de intercambio inmediato de dinero que permite que un inversor de, por ejemplo, Bitcoin pueda usarlos para realizar una compra al instante, sin tener que esperar horas o días a que la transacción finalice.

Esto se lleva a cabo gracias a una operación entre varios participantes: el comprador, Criptan y el establecimiento beneficiario. Este reclama una operación por la compra. Supongamos que es de 20 euros. Al utilizar Criptan Card, se descuenta el equivalente a 20 euros en Bitcoins de la cuenta del comprador para ser transferidos en euros al beneficiario. El problema está en que la velocidad de procesamiento de operaciones es tan lenta que esos Bitcoins convertidos en euros no llegarán al beneficiario hasta pasados unos días.

Para autorizar la operación, es Criptan quien transfiere esos 20 euros al establecimiento que ha reclamado el importe por la compra, lo cual se hace de manera inmediata. Cuando esos Bitcoins sean procesados, será Criptan quien los reciba.

Es decir, el establecimiento reclama el importe de la compra. El comprador utiliza Criptan Card para pagar la cantidad equivalente en criptomonedas. Se descuentan las criptomonedas de la billetera asociada a la tarjeta. Criptan paga en euros al establecimiento y, cuando la conversión de criptos a euros finalice, el “hueco” dejado por Criptan será cubierto.

Dicho en otras palabras: Criptan Card es una solución que permite utilizar las criptomonedas en las compras con la misma agilidad que el dinero fiat.

Otras ventajas asociadas a Criptan Card

La app de Criptan permite echar un vistazo al historial de transacciones al igual que en cualquier otra app de banca digital donde se puede ojear el historial de compras y su importe. De esta manera, es posible llevar un control absoluto de los gastos del día a día.

El plan de tarifas es bastante más ventajoso que el que ofrecen otras tarjetas disponibles a día de hoy. A la tarifa fija de emisión, que solamente se paga una vez por tarjeta, hay que sumarle un euro de mantenimiento de la tarjeta. Todas las operaciones de consulta de movimientos, consulta de saldo en cajeros nacionales e internacionales y el envío de la tarjeta son gratuitos.Las comisiones por retiradas de efectivo a débito en cajeros variarán en función de su se trata de un cajero nacional o internacional. En los cajeros nacionales se aplicará la tasa que la entidad gestora del cajero determine, mientras que los cajeros internacionales aplicarán un 1,75% de lo dispuesto en Europa y de un 2% en la zona fuera de los límites europeos. Además, en caso de sufrir un robo de la tarjeta, el recambio es gratuito previa presentación de la denuncia.

Si te ha gustado,
¡Comparte!